Ayer tuvo lugar una reunión entre Biel Cerdà y el Ayuntamiento de Palma para tratar un tema que ilusiona a todos los aficionados barralets, pero que además preocupa a una gran cantidad de vecinos que, día tras día, ven como el abandono de un edificio se convierte en peligro e inseguridad para su barrio. Hablamos, como no, del futuro del Lluís Sitjar.

¿Cuál es el mayor impedimento para volver al Sitjar? En primer lugar, encontrar un fondo de inversión. Desde el club aseguran que lo tienen, pero nadie conoce su identidad. En segundo lugar, estamos hablando de un terreno destinado a un uso deportivo, y no comercial. Cambiar el planeamiento urbanístico para beneficiar a una empresa privada es, a todas luces, un verdadero fraude. Por si eso no fuera suficiente, tenemos que aceptar, aunque nos duela, que es materialmente imposible volver al Lluís Sitjar. Podemos hacer un nuevo estadio en el mismo emplazamiento, y podemos ponerle el mismo nombre -aunque me extrañaría mucho que no se le pusiera el nombre de la empresa inversora- pero nunca será el mismo.

Sí, hemos vivido épocas gloriosas allí, momentos que todos recordamos con verdadera nostalgia. Pero éstos no volverán sólo por construir un nuevo estadio dónde estuvo el anterior.

Muchos utilizan la crisis actual para justificar semejante proyecto, cuando es evidente que construcciones de la misma envergadura -financiadas, eso sí, con dinero público- han contribuido a empobrecer el país. Hablamos de aeropuertos, circuitos de Fórmula 1, palacios de congresos, infraestructuras innecesarias, proyectos megalómanos, etc. Si bien es cierto que un gran complejo comercial proporcionaría trabajo a una buena cantidad de familias, no tenemos que olvidar que perjudicaría gravemente al, ya maltratado de por sí, pequeño comercio.

Además de todo esto, una pregunta queda en el aire: ¿qué hacemos con Son Moix?, ¿abandonamos un edificio de menos de quince años de vida para que corra la misma suerte que su antecesor?, ¿es realmente la mejor solución?

Por todos estos argumentos, entre otros, yo propongo como solución la remodelación de Son Moix. Estoy de acuerdo en que no es la mejor zona para dar vida y ambiente los días de partido, pero me parece la opción más factible. Mis motivos: el Ayuntamiento está interesado en una permuta entre terrenos, así que se resolvería el enfrentamiento entre éste y el club. Sería económicamente más viable realizar una reforma que construir un nuevo estadio, ya poseemos una estructura en buen estado y relativamente nueva.

¿La pega? La dichosa pista de atletismo que aleja a la ya de por si mansa afición del terreno de juego. Por este motivo, la reforma consistiría en acercar las gradas al verde. Entonces, el problema sería otro, el excesivo número de plazas para una afición tan minoritaria. Una posible solución, sería cubrir algunos sectores con publicidad, como se hacía en Montjuïc, por poner un ejemplo. También estaría bien rebajar drásticamente el precio de los abonos con tal de ocupar algunos asientos más.

En definitiva, hablamos de una solución rápida, eficaz y asequible. Que en ningún caso comprometería la estabilidad económica del club. No volveríamos al Lluís Sitjar, pero es que solo hay una forma de hacerlo: recordando.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Rubén Páiz Mochón - Facebook dice:

    No me canso de decir que la pista de atletismo no me gusta nada. Da mucha frialdad al campo.

  2. Miguel Angel Frau Sanso - Facebook dice:

    el ayuntamiento ha dado una muy buena opcion,via libre a cualquier remodelacion de son moix a cambio de derribar el lluis sitjar, todos prepefiriamos volver al sitjar, pero todo este rollo de cerda de que ya tiene la empresa que pondra 200 millones de euros… me huele mal

  3. Silvia Vidal Diaz - Facebook dice:

    Prefiero nuevo Son Moix, pero eso si, que sea un verdadero estadio de FUTBOL, todo remodelado… y casi tiraría todas las gradas excepto la de tribuna cubierta, para acercarlo al césped.

  4. Juan Alberto Castro Martínez - Facebook dice:

    Prefiero un campo sin pistas de atletismo sea donde sea.

  5. Alberto Salinas Suárez - Facebook dice:

    LLuis Sitjar con buenos accesos, buenos aparcamientos y a vivir el fútbol como antaño. Una obra que cuando se quiera poder ampliar su aforo para que Palma y los Mallorquines podamos disfrutar de por lo menos una final de copa, entre Levante y Getafe (por ejemplo)

  6. Toni Ramis - Facebook dice:

    Buen análisis, sobre todo por su objetividad. Creo que lo de las pistas de atletismo es una excusa para la mayoría de afición (basta ver que muchos prefieren sol alta que sol baja porque se vé mejor). Pero la solución de ampliar las gradas por abajo y cubrir las superiores de publicidad es una magnífica idea tanto para acercar la afición al césped como para asegurarse unos ingresos extra.

  7. Xisco Ramis Villalobos - Facebook dice:

    @Silvia Tirar las gradas supone un coste económico altísimo: maquinaria pesada, planes de seguridad, mano de obra, tasas de vertederos, etc. Por eso el Mallorca intenta por todos los medios no tener que sufragar los costes del derribo del Sitjar. Y por eso la opción más económica y rápida es la de tapar las gradas sobrantes de Son Moix con publicidad.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.