Antes de todo, quiero dejar constancia que escribo este artículo como ciudadano mallorquín, más que como forofo mallorquinista, intentando acercarme a la máxima objetividad posible, prescindiendo de sentimentalismos y huyendo de grandes y gratos recuerdos.

Como sabréis, esta mañana se ha destapado el interés de la empresa holandesa Multicorporations por el proyecto del Nuevo Lluís Sitjar 2016. Es tan solo un inicio, ya que no han presentado ningún tipo de garantía económica, pero es un paso más para conseguir el gran sueño mallorquinista, o para una de las mayores decepciones. Un escalón más para llegar a la cumbre, o para caer de más arriba.

No sabemos que nos deparará el destino, pero intentemos alejar por un momento nuestro sentimiento bermellón mientras, a la vez, acercamos nuestro sentido de responsabilidad ciudadana, así surgirá esta pregunta ¿Tan seguros estamos de que la construcción del nuevo estadio es lo que necesita realmente la ciudad?

Actualmente, en la mayoría de ciudades, encontramos la problemática de los grandes edificios abandonados. Son construcciones degradadas y en desuso que, de manera directa o indirecta, provocan que la zona inmediata donde se encuentran corra su misma suerte.

En ocasiones, cuando estos edificios se derriban, dicha problemática se convierte en una nueva oportunidad de futuro para el espacio que le rodea. Es el caso de nuestro antiguo Lluís Sitjar, su futuro es una incógnita, pero parece seguro que se acabará construyendo una de las dos grandes iniciativas que se han puesto sobre la mesa: la construcción de un nuevo estadio con una gran área comercial anexa, o la de una zona verde de considerables dimensiones con varios equipamientos incluidos. Es una oportunidad única, y la decisión que se tome marcará seguro el futuro de la ciudad.

Ante esta dicotomía, la población se encuentra realmente indecisa. Los fieles seguidores bermellones reclamamos un nuevo campo de futbol sin, tan siquiera, pensar en el problema del estadio actual ni en la necesidad o no de este espacio público. Argumentamos también que este nuevo complejo crearía unos 2.500 nuevos puestos de trabajo, razonamiento de mucho peso en la situación económica en que vivimos.

En cambio, otra parte de la población exige un gran espacio verde que oxigene y dote de una cierta calidad urbana a esta zona degradada de la ciudad. Además de construir ciertos equipamientos necesarios para el barrio. Esta actuación, mirada con ojos de urbanista, también permitiría relacionar de una mejor manera Sa Riera con los barrios que la rodean y con el centro de la ciudad.

En cualquier caso, la actuación que se lleve a cabo transformará radicalmente el ámbito afectado. Por tanto, es una decisión de trascendental importancia que se tiene que tomar y meditar después de la realización de un profundo análisis de la zona, y también de la ciudad en su conjunto. Además de todo esto, es fundamental el máximo rigor a la hora de valorar los intereses públicos por encima de los intereses privados, ya que estamos transformando una parte de la ciudad, y precisamente son los ciudadanos los que finalmente sufrirán sus consecuencias, ya sea para bien o para mal.

Es importante respetar y tener en cuenta tanto los intereses mallorquinistas como los de los habitantes de la zona, pero no veo lícito el hecho de destinar 30.000 metros cuadrados de suelo público para los intereses de una empresa privada. Se que el Mallorca no es solo una empresa, soy mallorquinista de corazón como todos vosotros, pero si el proyecto tiene que tirar adelante, que se haga con el suelo de propiedad privada, y que se intente favorecer también el interés público. Es decir, que se integre parte de espacio verde dentro del gran complejo comercial, para que así ambas partes se sientan igual de complacidas.

Así pues ¿Campo de fútbol o Espacio público? ¿Nuevo Lluís Sitjar o Cuña Verde? Sea cual sea la conclusión a la que lleguemos, no es una decisión que se pueda tomar a la ligera.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Toni Ramis dice:

    Buen análisis. La verdad es que a Palma le faltan zonas verdes, aunque por lo que creo recordar, en el proyecto del nuevo Sitjar se iban a hacer no sé cuántos km de espacio público… Por otro lado, opino que el proyecto en sí es monstruoso. Hubiera sido más sensato esperar un poco, porque al ritmo de recuperación económica que llevamos, en unos años incluso antes del centenario se podrían haber enfocado las cosas de una manera más sensata. Además, prefiero celebrar el 2016 con casi 20 años consecutivos en Primera y en Son Moix que no celebrarlo o hacerlo en Segunda en el Sitjar.

  2. SaRuMaN dice:

    De Cuña Verde nada, ese “parque” es todo de hormigón con los árboles en macetas y solo gravilla al lado del torrente, da pena! Para eso que hagan el campo de fútbol y todas las instalaciones que quieran hacer para el disfrute del ciudadano y la mejora de la zona.

    PD: Mi balcón de casa tiene más verde que eso…

  3. Xisco Ramis dice:

    Saruman, gracias por comentar.

    Solo decirte que un espacio público puede ser igual de válido ya sea con superficie verde o pavimentada. De hecho, normalmente es mejor si hay un poco de cada.

    A mi la propuesta de espacio público me parece interesante.

    Sus cuatro objetivos principales son:
    – Poner fin a la degradación urbana que ha causado el abandono del Lluis Sitjar. (Esto también se conseguiría con el nuevo estadio)
    – Dinamizar y mejorar los barrios del entorno.
    – Crear una nueva fachada norte de acceso al corredor de Sa Riera.
    – Crear un gran equipamiento público de uso deportivo y socio-cultural.

    Además, me gusta que se haga de forma participativa y que los ciudadanos puedan aportar ideas y críticas a la propuesta, y sean escuchadas y tenidas en cuenta, claro.

  4. José Jiménez dice:

    Nadie ha hablado del aparcamiento, ya de por sí pésimo en Son Moix.

  5. JAM dice:

    Estoy deacuerdo que el futuro esta por dos lados, yo como mallorquinista no se si viable o no hacer el nuevo estadio, lo que volver a un estadio en condiciones (no con las pistas) creo que el deseo es de todos. Por eso mismo como no se si es viable pk no solo es hacer el estadio sino tmb recalificar terreno para comercial y esto lleva su tiempo, por eso yo propondría a la junta directiva hacer un cambio el luís sitjar por son moix, y de allí reformarlo porque con tirar las 3 gradas menos la de tribuna ya bastaría y tendríamos un campado y no importaría desembolsar tanto dinero y aparte debajo de las nuevas gradas o en algún edificio casi anexo hacerlo comercial. Pero que se hago algo ya! no podemos esperar mas llevamos 12 años en son moix y la gente no empieza a venir por el estadio de frio, es muy abierto, luego lejos del terreno de juego y no pasas gusto de ir al fútbol así…

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.