El Apunte: No todo vale

comunicado mirandesLa semana decisiva para el ascenso a Segunda ha empezado con la mayor tensión entre clubes que ha vivido el Mallorca en muchos años. El Mirandés ha iniciado una guerra hacia todo lo que huela a mallorquinismo con la única finalidad de crear un ambiente hostil hacia el Mallorca en Anduva.

Desde la directiva de Miranda de Ebro, para conseguir que su estadio sea una caldera no han tenido otra idea que provocar a la afición visitante y con ello encender los ánimos de la suya propia. Todo empezó con discusiones por el horario de la vuelta que finalizaron con saltarse por completo el reglamento que existía sobre ello, y suponía disputar el partido a las 12:00 h. Tras ello, la negociación para las entradas destinadas a la afición visitante terminó con sólo 390 asignadas a los mallorquinistas, cifra muy por debajo de la demanda cuando además los propios locales, ya a jueves, aún no han agotado las entradas.

Pero el cénit de la tensión llegó con un comunicado en el día de ayer en el que se anunciaba que los aficionados mallorquinistas que tuvieran entradas en zona ajena a la visitante tienen terminantemente prohibido portar cualquier tipo de distintivo del Mallorca. Censura en pleno 2018. Límites a la libertad. Ataque a la dignidad. A una afición como la bermellona que trató a los aficionados del Mirandés de lujo en la isla, una afición que no causó problemas el año pasado a pesar de descender ahí. Su argumento es que pueden incitar a la violencia. ¿Creen que la gente dejará de celebrar goles o animar a su equipos por no llevar distintivo?¿No consideran que así están generando odio en la afición mallorquinista?¿No tienen en cuenta que con estas medidas están dejando caer que su afición es violenta? El Mallorca, en un alarde de justa causa, respondió al comunicado defendiendo el derecho de sus aficionados, la deportividad y la comprensión del fútbol como fiesta. Además, se puso en contacto con las autoridades competentes.

A eso hay que unirle que el Mirandés ha promocionado un vídeo en que llama a sus aficionados a alistar a la guerra. No conformes con ello, también ha llamado desleales y contrarios al mirandesismo a quienes están realizando reventa, poniendo el foco otra vez en los aficionados bermellones.

Quizás el Mirandés debería reflexionar. Bueno, mejor sin el quizás. El fútbol es deporte, unión, tolerancia, fiesta, deportividad… valores que los de Miranda de Ebro parecen haber olvidado por completo. Aún están a tiempo de rectificar y dejar de calentar un partido que debería ser una fiesta del fútbol y no una guerra fría entre dos bandos. Las tácticas barriobajeras deben cesar.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies