El Apunte: Mallorquinismo destructor

¡Basta! ¡Parad! No continuéis con este “harakiri”. El Mallorca tiene suficiente con su decadencia deportiva como para transferir el declive al ámbito social, culpa de disputas constantes entre opositores.

El constante ataque y contrataque bermellón, en redes sociales entre mallorquinistas y en medios de comunicación a través de los periodistas, muestra una inconfundible falta de objetividad en el mallorquinismo. Noticia a noticia, partido a partido, aparecen constantes “pullas” y reproches, o alusiones directas, entre compañeros mallorquinistas o de profesión. Lo peor de todo es que son incoherentes.

En todos los ámbitos de la vida es importante ser lógico y objetivo: no se puede reventar el equipo por haber jugado bien pero perder; y a la vez hacerlo cuando se gana y no se juega bien. Incoherente. No se puede alabar ahora lo que con Claassen y Serra se hubiera criticado, ni viceversa. Incoherencia. Y así con un largo etcétera. Estos enfrentamientos tan frecuentes van minando la armonía entre los barralets, aumentando las hostilidades en una atmósfera que termina repercutiendo los domingos en Son Moix hacia el equipo.

Seguimos con el clásico duelo instaurado en todos los estamentos mallorquinistas: “pro-Molango vs anti-Molango”. ¿Por qué? ¿Qué necesidad hay? Nadie es perfecto, en el ser humano es intrínseco equivocarse y Maheta Molango no es menos. Cuando lo hace hay que reprochárselo, pero no por algunos errores demonizarlo; ni tampoco maquillar sus errores loándolo cual Dios.

La realidad objetiva es la siguiente: el Mallorca tiene una propiedad seria y solvente, una plantilla competente con lagunas serias demostradas en la delantera y una situación precaria en la clasificación, situado en una situación ambigua, pero no defenestrado ni mucho menos.

Deberíamos plantearnos si no sería mejor abandonar los bandos, las guerras, dejar de enfrentarse por tonterías entre los propios aficionados. Las discrepancias deben existir, obviamente, pero no por cabezonería, sino por razonamientos lógicos. Quizás, si la masa bermellona no fuese un hervidero constante, crispada entre ella y acechando constantemente a la espera de la posibilidad de recriminar algo al “oponente”, si la tranquilidad reinara; podríamos disfrutar de lo deportivo, de lo que a un club de fútbol se le presupone, de ver rodar el balón el fin de semana.

Mallorquinistas, nos encontramos en un contexto idóneo para firmar la paz, con objetividad y coherencia. ¿Lo hacemos?

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco Ramis dice:

    Buena reflexión.

    Hay que tener cuidado con las posiciones extremistas, pertenezcan a un bando u otro.

    En el ámbito periodístico, creo que muchas veces corresponden a intereses “ocultos” más que a la opinión del propio periodista.

    En el ámbito del aficionado no sé a que se deben. Siempre se tiene más afinidad personal por uno o por otro.

    Estoy de acuerdo en casi todo de tu artículo. Seguramente si firmáramos la paz, dejaríamos trabajar más tranquilamente a los profesionales, pero creo que eso tampoco es garantía de éxito deportivo.

    Siempre me acuerdo de la gran temporada que hicimos, quedando quintos con Manzano, y estando de lleno en el concurso de acreedores y en medio de revuelos institucionales.

    Está bien que tengamos todos opiniones diferentes e intentemos defenderlas desde una argumentación lógica. Es la salsa del fútbol. No está bien cuando se llega al radicalismo y al “esto es así porqué lo digo yo”.

  2. Rafel dice:

    Es cierto Xisco, no es un seguro de vida, basta ver el caso mencionado. Pero siempre aumentan las posibilidades…

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies