El Apunte: La actitud

Captura de pantalla 2017-11-03 a les 18.43.3630 de 36. Esta es la realidad. Pese a quien le pese este inicio de temporada del RCD Mallorca es indescriptible. Cualquier calificativo que intente explicar algo de esta realidad se queda corto. Sobran palabras. Y también números. Las cifras están ahí y nadie puede hacer la contraria a algo tan objetivo como lo son los propios números. Después de pasar el ecuador de la primera vuelta y ver como cada equipo ha empezado a marcar su propio camino está claro que no somos líderes (a 6 puntos del segundo, cabe precisar) por casualidad. Este equipo ilusiona. Y no solo por este inicio de temporada que ha hecho devolver aquel feedback entre club y afición perdido en la memoria de muchos, sino por la actitud de cada jugador, tanto los que tienen el privilegio de representarnos desde el verde como los que esperan a que llegue su oportunidad.

La actitud. Es algo sobre lo que me gustaría recalcar hoy pero que ya tuve ganas de hablar después del partido en Formentera. Esa sensación de rabia y de derrota después de un empate (si no se gana que, al menos, se puntúe) dice mucho de este equipo y ayuda a argumentar el por qué estamos ubicados en esta posición tan privilegiada. El conjunto de Vicente Moreno sabe a lo que va y lo que se juegan en cada partido. No solo en nombre de la entidad, sino también a título personal. Sinceramente creo que esto hacía años que no se veía y, para mí, ha sido una de las claves para volver a emprender el camino hacia donde nos merecemos estar y borrar ese oscuro pasado tan reciente. El camino con ese final tan soñado para dejar aún más atrás esos malditos recuerdos.

Cada victoria parecía haber pintado una capa de alegría que escondía la realidad de lo que es la segunda división B y, especialmente, este infierno de grupo III. Con estos dos empates seguidos hemos podido despertar para ver con perspectiva lo que cuesta ganar en la categoría de bronce. Si bien es verdad que parece que estos tres últimos partidos el equipo ha bajado un poco de nivel no se le puede reprochar nada en actitud. Sea el tipo de césped que sea las ganas de ir a por el balón, la solidaridad y la solidez de este equipo son el apunte a destacar jornada tras jornada. Y eso, al final, da victorias. Solo hace falta pegar un vistazo a la clasificación.

Valencia-Mestalla, Lleida y Elche. Ahora es el momento clave para no bajar los brazos y seguir apostando por hacer crecer aún más este carácter ganador. Son tres partidos muy complicados con los que, si sacamos buenos resultados, podremos seguir volando aún más alto. Por eso, ahora más que nunca, toca seguir manteniendo una de nuestras mejores bazas como equipo, la actitud. Una actitud que ayuda a que cada vez que vemos saltar a los jugadores al campo nuestro corazón lata bajo nuestra camisa roja con una fuerza que el propio mundo mallorquinista parecía desconocer estos últimos años.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Jose Mª dice:

    Por una vez luchamos los partidos, excepto algunos minutos contra el Hercules, no se le ha podido reprochar nada al equipo sobre falta de garra en el cesped.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies