IMG_1912-2Vuelve a ser domingo. El Mallorca juega en casa. La sensación, de nuevo, es que estas dos semanas han pasado más lentas que todas las últimas 6 temporadas. Todo forma parte de un mismo círculo: las ganas, la motivación y la unión son, a la vez, causa y consecuencia de las propias victorias. El círculo cada vez se hace más grande. Tan grande que hace nublar todas esas críticas de un pasado para dejar pasar únicamente unos rayos de esperanza que hacía años que no sentíamos. Rayos de alegría para volver a iluminar unas coordenadas muy concretas. Para volver a iluminar nuestra casa, Son Moix. Y así es. Cogemos el coche, unos con el cansancio por haber salido el día antes para celebrar algo que estaba por venir y, otros, aún con aquella sensación de nervios en el estómago que sentían antes de irse a dormir por saber que, por fin, esa embriaguez por ser domingo se haría realidad.

Podemos decir que el Mallorca se encuentra en esa etapa conocida en medicina como convalecencia. Da la sensación que este año el equipo ha empezado a marcar el camino hacia su pronta recuperación. Y tiene en su mano el mejor remedio que toda crisis futbolística podría tener: su afición. Como cada dos domingos, con la misma ansia y sin acordar cita previa, nos volvemos a encontrar con “los de siempre”, con los que estaban y los que están. Esos mismos sufridores que te miran porque se ven reflejados en el mismo color que todos llevamos y te escuchan porque ambos gritamos por dentro un mismo sentimiento. Es un placer indescriptible. Solo los que estamos allí entendemos el por qué y el por quién nos reunimos siempre en ese mismo instante. Y los demás, los que no quieran entenderlo, que no lo sigan intentando porque “ser del Mallorca” es algo tan mayestático que se hace inexplicable e incomprensible.

Entramos al campo y ya nos viene ese olor a verde húmedo que tanto nos llena de energía. Comprobamos fila y número de nuestro asiento y vemos que todo está en su sitio. Nos sentamos con la seguridad de aquél que está orgulloso de su trabajo y observamos con una mirada inundada de nervios el día tan bueno que se ha quedado. Había llegado ese domingo tan soñado durante dos semanas eternas.

Nos gusta ganar y esas ganas por tachar los días de un calendario marcado por el rojo de cada domingo se hace imbatible. La verdad es que parecía que esos años de garra, de lucha y de hambre por los tres puntos se habían quedado en el cajón de una memoria centenaria. Es importante saber de dónde venimos, pero más importante aún es saber dónde estamos. Y esto los mallorquinistas (los de verdad) lo sabemos. Por eso otro domingo más estamos aquí. Este año, por fin, podemos ser el motor de una máquina de engranaje perfecta. Ya era hora de dejar atrás esa desidia que nos pesaba tanto al entrar y salir de Son Moix para volver a ser testigos del principio de un nuevo fulgor en nuestra historia.

Es esa sensación de echar de menos un tiempo que aún no se ha vivido la que nos hace levantar ese anhelo por volverte a ver. Son esas ganas de comernos el tiempo para que vuelva a ser domingo las que demuestran que, en esta temporada, algo ha vuelto a renacer en nuestras coordenadas. Esta tarde, mirando el resumen de una nueva victoria para matar las horas, he caído en un pequeño detalle: esta vez la espera será más corta. “Los de siempre” nos volveremos a ver lejos de nuestra isla con la única misión de hacer sentir el Mallorca como en casa y demostrando que este sentimiento no tiene límites. El círculo no para de crecer. Nos vemos en Formentera.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies