El Apunte: El realismo Karpiniano

Foto: Maria Gnad

Con 27 puntos en su casillero, el Mallorca se pasea por la zona relativamente calmada de la Liga Adelante. El equipo se sitúa a 5 puntos de la zona de play-off y a 5 de los recuadros rojos de la clasificación, en otras palabras: in no man’s land. Ahora bien, ¿qué significan estas distancias? ¿cuál es el objetivo al que aspiramos? ¿Pensamos mirando hacia la Ponferradina o desde la Llagostera?

Se da por hecho que un club casi centenario como es el Mallorca no aspira a otra cosa que no sea el ascenso a Primera. Van transcurriendo los partidos, las vueltas y las temporadas, y se sigue viendo en los ojos de todo mallorquinista la ambición de la vuelta a Primera. Pero realmente, ¿quién afirma que el ascenso no sea una utopía?

No existe persona más capacitada que Valeri Karpin para valorar la verdadera meta del plantel. Y es aquí cuando llega el momento de analizar. El técnico rojillo implantó un sistema novedoso a la par que defensivo contra el Girona. Defensa de 5 y cerrojazo atrás. Un Girona que está muy por encima del Mallorca, por lo que se extrae de dicho sistema de juego. Pero no vamos a negar que hay algo en ese planteamiento que nos choca. ¿Acaso no debemos mirar hacia el ascenso directo? Entonces, ¿qué hacemos buscando un punto en Montilivi en vez de la victoria? Es aquí donde traigo a colación el realismo Karpiniano.

Valeri Karpin se aleja de idealismos. Se acabaron las ruedas de prensa contrafácticas de entrenadores que viven en el limbo de subir. Los hechos son los que son. Él conoce a la plantilla. Sabe de qué presumimos y de qué carecemos. Es consciente de que debe salir a ganar un partido contra el Albacete o contra el Mirandés, mientras que entiende como nadie que el conjunto gironés juega en otra liga. El ruso no deja de pasearse por la verdad al marcar como objetivo la permanencia, sabe que el ascenso, por lo menos a día de hoy, es una utopía. Se deben esquivar, por el bien de todos, las flechas recubiertas de tósigo que lanzan aquellos que no encuadran al Mallorca más allá de la sexta plaza. No, craso error. Competir contra Betis, Sporting o Valladolid es una quimera, una batalla a la que entramos con la rendición ya firmada. Es hora de fenecer las fantasías.

Citando a un conocido escritor y periodista, ‘’la utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos, y el horizonte se desplaza diez más. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar’’. Paso a paso. Quizá de este modo algún día atisbemos aquello que nos quita el sueño desde hace tiempo, la vuelta a la máxima categoría. De momento, toca caminar.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco dice:

    Buen artículo.
    La verdad es que, visto lo del año pasado, muchos pensamos que el objetivo de este equipo es la permanencia. Pero también es verdad que si no ascendemos este año, el año que viene sin Asensio ni Bigas será mucho más difícil.

  2. Rafel dice:

    Hay que exigirse, nuestra plantilla no es buena… pero si la comparas con el resto de la categoría debería luchar claramente por play-off, por plantilla somos mejores que el Girona, por ejemplo. Karpin demuestra poca ambición o mucha cautela, no lo sé.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.