El Apunte: ¿Dinero o Sentimiento?

Ayer se aprobó, como era de esperar, el convenio de acreedores por un valor de adhesiones de 16’68 millones de euros. Hay que celebrarlo, no es para menos, ya que de no haberse aprobado hubiera dado lugar a la desaparición del club. Pero la triste realidad es que a partir de ahora empieza la etapa más dura de la historia del club. Hay que pagar a los acreedores, y habrá que sacar el dinero de debajo las piedras, ya que parece que patrocinadores como ib3 o bet-at-home dejarán de aportar ingresos al club.

La realidad es que durante los próximos años se tendrá que pagar una cantidad fija anual que dejará cada vez más maltrechas las arcas del club. Dada la situación de crisis económica global en la que estamos, se presenta una tarea sumamente difícil, y concretamente la desaparición de la subvención de ib3 es un doloroso golpe para la entidad.

Delante de este panorama una cuestión trascendental cobra relevancia ¿Quién será el propietario del Mallorca durante esta sufrida etapa? ¿Seguirá Serra Ferrer al frente o venderá sus acciones? ¿Preferimos una propiedad con un alto poder adquisitivo o una que sienta los colores de nuestro equipo?

La opción más fácil e inmediata seria la llegada de un multimillonario, sea de la procedencia que sea, aunque ahora están muy de moda las ventas a jeques árabes. El beneficio económico de esta operación sería mayúsculo, podríamos dejar de ser un club vendedor y pasar a fichar jugadores deseados por multitud de equipos.

Pero esto también puede suponer grandes problemas. Ninguno queremos que nuestro equipo pase a ser un mero juguete a manos de un dueño poderoso, del que pueda cansarse en cualquier momento y dejarlo tirado a su suerte. Con el inconveniente añadido de pagar todas las altas fichas que el mismo propietario haya contratado en el transcurso de su recreo. Si esto sucediera si que no habría vuelta atrás, y el daño sería mucho mayor. Todos conocemos casos de propietarios multimillonarios que dejan tocados a sus clubs durante su estancia o después de su marcha. En Vitoria nunca olvidarán a Piterman, y en Santander no parece que sean devotos del indio Ali Syed. En nuestro caso aún recordamos supuestos intereses como los casos de Davidson, Shepherd, y más recientemente, Jorge Mendes.

Aunque, también en nuestro país, hay un caso que despierta las envidias de la mayoría de clubs de Primera División. Se trata, evidentemente, del Málaga del jeque Al Thani. Que no solo se ha limitado a gastar millones en fichar a jugadores consagrados, sino que también intenta que el equipo pueda subsistir perfectamente en un futuro aplicando las siguientes medidas: creación de negocios en la ciudad para proporcionar ingresos extras al club, captación de jóvenes promesas, construcción de infraestructuras con excelentes instalaciones de entrenamiento, etc.

Pero en todos estos casos olvidamos un tema que para unos es esencial y, para otros, totalmente prescindible. Hablamos de la identificación y del sentimiento, de no ser un propietario más, sino de tener las mismas inquietudes y el mismo amor por los colores que los aficionados. La falta de empresarios de la isla con intención de hacerse cargo del Mallorca es un problema a la hora de buscar a alguien que ame de verdad al club.

La labor de Serra ha sido realmente cuestionada, pero yo no dudo en que sienta los colores del Mallorca, y la realidad es que ha rebajado la deuda del club de 78 a 38 millones de euros. Cuando entró se pensó que aportaría capital, se hablaba de que había alguien detrás suyo con un gran poder económico, y no ha sido el caso. Así que, si sigue él al mando de la nave, nos esperan unos años de auténtica penuria. Habrá que vender a nuestros mejores jugadores año tras año y confiar más que nunca en la cantera, ya que seguramente también serán los que más sientan los colores y se dejen la piel en cada encuentro. Tal vez los más jóvenes sean los que tengan que sacarnos las castañas del fuego.

Para acabar, parece evidente que la burbuja del futbol acabará por explotar, los mercados irán bajando, se dejarán de pagar millonadas por jugadores del montón, y los sueldos de las plantillas acabarán por reducirse significativamente. Durante los próximos años la mayoría de clubes tendrán serios problemas, algunos acabarán por desparecer. Esperemos que todos estos sustos, como el de ayer, y que todo lo mal que lo hemos pasado nos sirva de lección. Pasar por el concurso de acreedores es un lastre, puede conllevar a la desaparición del club, pero también podemos verlo como una última oportunidad de hacerlo bien, evitar errores del pasado, y volver a empezar como es debido.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Toni Ramis dice:

    Para mí es evidente que es preferible alguien que sienta los colores, tanto en la directiva como sobre el terreno de juego. Si no hay dinero, está sobradamente demostrado que con pocas cantidades bien invertidas pueden dar su fruto.

    Las cosas sin corazón ni cabeza, en cambio, sólo llevan a la ruina.

  2. Xisco Ramis dice:

    Lo ideal serían ambas cosas, alguien o algún grupo mallorquinista y con dinero. Pero claro, si no es para especular no es rentable hacerse cargo de un equipo de fútbol. Y no hay nadie tan forofo como para arriesgar su patrimonio en favor del club.

    PD: Zuiverloon, Aki, Nunes, Tejera y Crespí no convocados para el partido del Getafe.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies