El Apunte: De 100 a 0

El paso de 2015 a 2016 tuvo un significado claro en clave mallorquinista: llegaba el año del centenario. Solo por este hecho, tan insignificante como a su vez de gran importancia y relevancia histórica, el mallorquinismo se insufló una dosis de optimismo tan infundada como necesaria para convencerse a sí mismo de una excusa ideal para creer en la salida del túnel. Todo ello ayudado por una nueva propiedad con poder adquisitivo y aires de renovación.

Batacazo, como siempre. En todos los aspectos. La temporada pasada fue nefasta, con una permanencia milagrosa donde los mallorquinistas refrendaron su fidelidad con un viaje masivo a Valladolid y alguna peregrinación a Lluc.

Un mercado veraniego desde cero, con propiedad solvente, estabilidad y tiempo volvían a abrir un halo de esperanza para afrontar un nuevo curso con el objetivo de siempre, el que merecemos: el ascenso. Esta alegría se fue diluyendo paulatinamente con los fichajes, se confirmó con un pobre inicio, se produjo el clásico repunte de cercanía al playoff y se volvió a caer en picado hasta cerrar el 2016 a 3 puntos de la permanencia. La parroquia bermellona vislumbra un futuro oscuro, de penumbras, repetitivo, deja vú constante de las últimas temporadas repletas de sufrimiento por lo bajo. Otra vez debiéndose conformar con una permanencia agónica. ¿De verdad nos merecemos esto? ¿Por qué no nos avisaron que esto sería tan duro?

En un entorno deportivo destruido no quedaba otra que aferrarse a lo social. Joder, era el año del centenario, ¿tocaba celebrar no? Mes sí y mes también, rememorando que hemos logrado vivir 100 años de historia con éxitos y desgracias pero siempre unidos y orgullosos de nuestra historia. Pues no, tampoco nos dejaron vivir esto. Calificar los actos, espectáculos, actividades, etc. relativos al centenario como pésimos o paupérrimos se quedaría corto. Al final, se habrá basado en un libro, un himno, logo, poster, esculturas, un congreso y una futurible película. Nada más. Lo peor de todo es haber tenido que nombrar detalles como el logo simplemente para alargar la lista, lo realmente social son el congreso y la película; y en el primero no pudo ni asistir la gran mayoría de mallorquinista. ¿De verdad merecemos un centenario tan triste, indigno? La entidad, los que nos dejaron, los que lucharon por llegar hasta aquí se tirarían de los pelos, no es justo ni con ellos ni con los presentes.

Ojalá hubiera podido narrar un 2016 centenario con el deseado ascenso, plenitud de actos celebrando que nuestro querido club ya es centenario y un mallorquinismo en auge. No ha podido ser, algún día será, pero no sé cuando. Solo sé que nos viene un comienzo de 2017 duro, pero ahí estaré. Yo y otros miles de mallorquinistas. No nos rendimos, no nos tumbarán, siempre fieles. No nos falles Real Mallorca, nosotros nunca te hemos fallado.

Feliç 2017 i visca el Mallorca!

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies