El Apunte: Alargar la agonía

Tres puntos de quince. Bien. Vayamos por partes. A simple vista, es difícil plantearse esos números como un "buen balance". Pero pongámonos en una situación hipotética:

Girona. 30 puntos. Luchando por la permanencia. Cinco partidos jugados, tres puntos obtenidos. Rivales: Deportivo, casa. Sporting, fuera. Recreativo, casa. Eibar, fuera. Alavés, casa. Los cuatro primeros rivales, las potencias de la Liga Adelante, los conjuntos que luchan por el ascenso. Ningún punto conseguido. Alavés, rival directo por la permanencia. Victoria en casa. Total: tres puntos de quince. En mi opinión, y sin menospreciar al Girona, es, incluso, un gran balance. Pasar su particular "Tourmalet" sin puntuar era lo esperado, pero ha conseguido vencer en casa a uno de sus enemigos reales. Es buen balance.

Cambiemos de perspectiva: Situación real. Mallorca. 36 puntos. Luchando por el ascenso. Cinco partidos jugados, tres puntos obtenidos. Rivales: Murcia, fuera. Sporting, casa. Alcorcón, fuera. Hércules, casa. Mirandés, fuera. Equipos en la lucha por el ascenso: Sporting. Equipos en la lucha por la permanencia: Murcia, Alcorcón, Hércules y Mirandés. Tres empates y una derrota contra equipos a priori de otra índole y derrota contra el rival directo. Intolerable. Penoso balance que obliga al equipo a replantearse seriamente el objetivo del ascenso. Pero el entrenador se mantiene ahí.

Llegados a este punto, tendría que plantearse lo de: ¿tiene la culpa el entrenador de la situación del equipo? Oltra llegó con un buen currículum bajo el brazo. De su mano, ascendieron Tenerife y Deportivo, y de su otra mano, debería hacer ascender al Mallorca. Pero vistos los hechos, y analizando el balance objetivamente, Oltra no es el entrenador idóneo para devolver al conjunto bermellón a donde pertenece. No lo es, y está empíricamente demostrado. El valenciano debe ser destituido lo antes posible, dejar a un lado su fe en sí mismo y dejar paso a alguien que realmente pueda llevar el timón de este Mallorca. Un Mallorca sin alma, sin fe, sin garra, un Mallorca que no cree en sí mismo, y que semana tras semana demuestra que mantener a José Luis Oltra en el banquillo es simplemente alargar la agonía.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.