Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

C.E. Constància: Vicenç Sabater; Joan Vich, Óscar, Mairata, Buades; Gari, Álex, Campoy, Chus, Menut; Vinicius.

R.C.D. Mallorca: 

1ª parte: Manolo Reina; Joan Sastre, José Ángel, Raillo, Jaume Pol; Baba, Damià, Ángel Sánchez, Lago Junior, Rufo; Bryan Reyna.

2ª parte: Parera; Grima, Xisco Campos, Miguel Núñez, Bonilla; Jony, Álex Serrano, Pol Roigé, Pierre, Néstor Salinas; Cedric.

 

Árbitro: Pedro Rotger (Comité balear) amonestó al visitante Jony Ñíguez.

Goles: (0-1): Bryan Reyna, 30'; (0-2): Cedric Omoigui, 70'.

Incidencias: Segundo partido de pretemporada del RCD Mallorca, correspondiente al I Trofeu Festes d'Inca, disputado en la capital del Raiguer ante unos 500 espectadores. Hubo altercados en la previa del partido, cuando algunos aficionados "radicales" se encararon intensamente con un menor bajo la supervisión de la Guardia Civil, y también durante el desarrollo del mismo encuentro, donde parte de estos seguidores y la peña inquera "Mitiks de Sa Curva" llegaron a agredirse mutuamente, sin que la benemérita pusiese demasiado empeño en acabar con la situación. Se tuvo que llamar por megafonía al propietario de un coche que empezó a rodar cuesta para abajo por no tener puesto el freno de mano y se sorteó un jamón que se llevaron los padres de Chus Seco, delantero blanquinegro. Los locales disputaron el encuentro con la denominada camiseta "verde constancia", en apoyo a la campaña de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción para borrar los estupefacientes de las vidas de todos.

Resumen

El Mallorca se ha convertido en el primer campeón del Trofeu Festes d'Inca después de doblegar por cero a dos en el Nou Camp d'Inca a un Constància que se dejó llevar y se ciñó a esperar el error defensivo rival para poder encontrar el gol. Vicente Moreno volvió al 4-2-3-1 de la primera parte del partido contra el Poblense, usando dos alineaciones distintas que combinaban elementos de veteranía y del filial, obteniendo un ritmo de juego bastante similar aunque por unos fuese por capacidad y por otros por pocas ganas de esforzarse, lo que también es normal en los prematuros partidos de julio que no guardan más emoción que lo que te puedas encontrar por la grada.

El inicio del partido fue la negociación de un pacto de amistad entre ambos clubes: no se atacaban, no se movían y prácticamente regalaban la pelota; un ejemplo pulcro de caballerosidad que no llegó a la grada, donde, en esos minutos que podrían ser calificados de post calentamiento, volaban gafas, saliva y alcohol sin un mensaje demasiado cariñoso para los distintos destinatarios, quienes después pudieron ver cómo se transformaban los comunicados y pasaban a ser de tipo corporal, sin ser tampoco amorosos. Los veintidós hombres que estaban sobre el verde parecían distraídos por la situación, porque las ocasiones llegaron muy a cuentagotas y solo constaron un remate de cabeza de Raillo que detuvo por poco Vicenç y un disparo de Vinicius que se marchó ligeramente por arriba.

Cuando se superó el ecuador de la primera parte, los rojinegros empezaron a apretar más, subiendo los balones por las bandas, donde los laterales volvieron a tener un papel muy importante ofensivamente apoyando a Lago y Ángel Sánchez en la labor de meter los esféricos en el área. Y esto no se consiguió con eficacia hasta llegada la media hora de partido, cuando Joan Sastre pasó un cuero raso en profundiad hacia el punto de penalti, donde Bryan Reyna recibió, giró sobre Óscar y batió con facilidad a Sabater para adelantarse en el marcador. El gol otorgó moral al Mallorca, que redobló esfuerzos para llegar hasta la meta contraria aunque solo destacaron un palo de Lago Junior tras una gran jugada individual y otro remate de Raillo, quien se disculpó con la afición y manifestó su arrepentimiento por la actitud mostrada los últimos meses de la tempoarada pasada.

El cero a uno fue inamovible hasta el descanso, cuando Vicente Moreno decidió dar entrada a un once con la media de edad más alta pero con la misma mentalidad: materializar llegando con todo desde la banda. Pierre, una de las grandes sensaciones del partido del estreno, fue adelantado hasta la posición de interior para dar entrada en el lateral izquierdo a Bonilla, uno de los grandes pilares en asistencias y al balón parado de lo que debe ser este equipo. Esta decisión perjudicó al francés, quien no encontró las tan buenas sensaciones que dejó la semana pasada. También llamó la atención el paso atrás que dio Núñez hacia la defensa central para que cupiese y debutase Jony Ñíguez en el centro del campo.

Los puntos extra de veteranía que adquirió la zaga tras el intermedio provocaron un aumento en las cifras de posesión mallorquinista a raíz de un juego más conservador y cauteloso que se tradujo en una reducción drástica de ocasiones en su cómputo global hasta que se perdió el miedo a ir al ataque, con distintas suertes. Por la derecha Pol Roigé lo abarcó todo -dejando sin presencia arriba a un siempre batallador Fran Grima- sin demasiado acierto a pesar de dejarse todo lo que tenía y por la izquierda Bonilla sí pudo lucirse aplicándose en los saques de esquina y poniendo la asistencia a Cedric en el minuto setenta para que de volea acribillase a Sabater y sentenciase el partido, que solo tuvo visos de ponerse en jaque en cinco minutos desastrosos de los barralets, a los que les pilló por sorpresa una presión muy alta de los blanquillos que casi desembocó en gol.

El Mallorca ya ha cerrado el periodo de experimentos de gaseosa contra equipos de la Tercera balear y ahora el calendario no hará más que ponerse cuesta arriba con tres partidos consecutivos contra conjuntos de Segunda B -el primero es este sábado a las 17:30 en Son Bibiloni contra el Formentera- y el cierre de la pretemporada contra dos Segunda A: ante el Lugo en Galicia y recibiendo al Sevilla Atlético en Son Moix antes de empezar la semana siguiente, el veinte de agosto, la Liga en Peralada, donde empezará a rodar de manera oficial el segundo proyecto de Maheta Molango con el ojo puesto en el ascenso de categoría, esta vez a la Segunda División del fútbol español.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. moe dice:

    Da un poquito de veguenza que en estos partidos se monten tanganas…y que no pase nada y sea parte del espectáculo. Vetarlos mereceria la pena.
    Por lo que importa…vamos lanzados, portería a cero y cada partido es una victoria.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies