Ficha Técnica

C.D. Lugo: José Juan; Calavera, Carlos Hernández, Ignasi Miquel, Manu; Pita, Seoane, Iriome, Campillo (Caballero, 79'), Pedraza (Brayan Perea, 86'); Joselu (Sergio Gil, 84).

R.C.D. Mallorca: Cabrero; Campabadal, Yuste, Raíllo (Ansotegi, 71'), Company; Damià (Dalmau, 63'), Juan Domínguez, Lago, Culio, Moutinho (Pol Roigé, 77'); Brandon.

Árbitro: Víctor Areces Franco (Comité Asturiano), amonestó a los locales Ignasi Miquel y Joselu.

Goles: (0-1): 6', Brandon. (1-1): 14', Pita. (2-1): 28', Joselu. (3-1): 75', Joselu.

Resumen

El otoño es para el mallorquinismo la eterna desilusión y la caída de objetivos y promesas; pero, sobre todo, este otoño ya ha sido vivido una y otra vez durante cinco años sin cambiar ni un ápice, siempre la misma condena.

La papeleta tampoco era fácil, es cierto, pero el esperpento que ha mostrado el Mallorca es inadmisible en cualquier contexto. La fragilidad defensiva ha volado por los aires coincidiendo con el estreno de la titularidad de Cabrero y la presencia sobre el campo de un Joselu de pesadilla -3 goles en los últimos 2 partidos disputados ante el equipo de Fernando Vázquez.

Y eso que el envite no empezaba mal: Brandon se aprovechaba en el sexto minuto de un balón cedido por Culio tras un saque de esquina en corto hacia Moutinho para rematar a placer y sin oposición el esférico al fondo de las mallas y adelantar al combinado mallorquinista en el Anxo Carro. Los visitantes dominaban tímidamente, sin que fuese un paseo militar, con muchas dificultades para llegar. Muchas más tenían los albivermellos, pero cuando llegaban definían como los ángeles; el pivote Pita empataba al cuarto de hora de partido después de la incapacidad de la zaga bermellona para birlar un balón a los atacantes lucenses, que se movían como querían por el área y Joselu batía en el minuto 28 al arquero oscense con una despistada defensa corriendo detrás suyo a continuación de participar en labores ofensivas y cogerles desprevenidos a la contra.

Se llegaba a la media parte en Galicia de un partido en el cual "ganar es obligatorio" y se estaba perdiendo con imagen de calmada impotencia. La segunda parte solo iba a cambiar en el número de goles, porque los barralets dominaban el balón pero Jose Juan no necesitó lucirse. Mucho se complicaba el partido cuando en el minuto 71 Raíllo tenía que abandonar el rectángulo de juego por lesión. Muy poco después, volvía a ser Joselu quien en un saque de esquina hacía que Cabrero encajase por bajo y sepultase las opciones de puntos de los isleños. Los rojinegros fueron un poco a más tras ese tanto pero ya era demasiado tarde y el electrónico no se iba a mover.

El crédito y la paciencia se han acabado para la parroquia mallorquinista, que pide ya con mucha fuerza que ruede la cabeza de Vázquez por las oficinas de Camí dels Reis. El pobre espectáculo de hoy no debería ser admitido por ningún club, ya sea local o visitante o ya se juegue el ascenso a Primera o la dignidad tras ser matemáticamente equipo de Segunda B. El vazquismo está en punto muerto y, de tener una última oportunidad, se decidirá su continuidad la próxima semana contra el Huesca. La plantilla deberá demostrar que puede luchar por algo más que las sobras y que plantará cara ante un noble rival. La gran incógnitas es saber cómo reaccionará el respetable ante cada estamento.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies