Foto: LaLiga

Ficha técnica

C.F. Reus Deportiu: Édgar Badía; Campins (David Haro, 85'), Atienza, Olmo, Ángel Martínez; Folch, López Garai, Jorge Díaz, Máyor, Miramón (Vítor, 69'); Querol (Fran Carbià, 74').

R.C.D. Mallorca: Cabrero; Juanjo, Yuste, Juan Rodríguez, Saúl; Juan Domínguez, Álex Vallejo (Pleguezuelo, 88'), Moutinho, James (Zdjelar, 60'); Lago, Lekić (Óscar Díaz, 71').

Árbitro: Pedro Jesús Pérez Montero (Comité de Andalucía): amonestó al visitante Lekić y expulsó con roja directa al local Jorge Díaz y por doble amarilla al visitante Saúl.

Goles: (0-1): Dejan Lekić, 17'; (1-1): Máyor, 76'

Resumen

El Mallorca ha vuelto a empatar, ha vuelto a quedar 1-1, le han vuelto a señalar un penalti en contra, ha vuelto a marcar Lekić, lo ha vuelto ha hacer el serbio en los minutos iniciales, ha vuelto a encajar en la recta final del partido y habrá vuelto a volver a la isla con un rosario considerable de bajas en la defensa para el próximo encuentro. De hecho, a la SGAE se le podría amontonar el trabajo de haber estado registrado en dicha sociedad el partido contra el Getafe, un calco casi exacto del de Reus. Misma trama, ligeros cambios pero idéntico final.

Es más, si ya se han leído la crónica del partido de la semana anterior, no hace falta que lean esta. Viene a ser lo mismo y, llegados a este punto, su lectura ya contabiliza como visita. El equipo insular empezó algo desconcertado, y a las primeras de cambio Pérez Montero ya señaló una pena máxima favorable al equipo del Camp de Tarragona después de que Cabrero tardase demasiado en ir a buscar la pelota y derrumbase al atacante reusenc que se disponía a tirar. El oscense, pero, supo adivinar las intenciones de Miramón y evito que el esférico entrase, manteniendo la igualdad en el electrónico.

Los vestidos de blanco parecieron espolearse a partir de ese momento, la mano del aragonés fue una dosis de motivación que a punto estuvo de desembocar en el 0-1 al cuarto de hora, cuando Lekić avisó con un lanzamiento de chilena que se estampó en el poste izquierdo de la portería de Badía. Un minuto después el balcánico ya no iba a a perdonar: Vallejo le cede un pase al hueco desde su campo y el serbio se lleva el balón hasta batir con un tiro cruzado al meta de la selección catalana. En ese justo momento los de Olaizola se encerraron atrás y cedieron el dominio del partido al contrincante, con lo que las ocasiones fueron más para los tarraconenses aunque en ningún momento llegaron a sembrar una sensación de peligro constante.

El segundo tiempo iba a empezar bien, porque en el décimo minuto Moutinho estuvo cerca de poner el segundo con un remate desde la derecha del área tras una gran jugada individual que acabó en la madera. No mucho después, Zdjelar se quedaba solo ante el arquero, pero al intentarlo regatear se cayó sobre el mojado césped del Camp Nou. Pero las cosas se iban a torcer. En el minuto 64 Jorge Díaz era expulsado por una fuerte falta sobre Moutinho, pero en la siguiente jugada era Saúl quien enfilaba el camino de los vestuarios al ver la segunda amarilla. Los bermellones acabaron noqueados con tal intercambio de golpes y tuvieron que adaptarse con solo dos defensas puros en el campo, y uno del filial (aunque Juanjo Nieto hiciese un partidazo).

25 minutos para el final y tocaba aguantar como se llevaba haciendo en los últimos 50 minutos, se dice pronto. Todo parecía controlado, pero las ganas mallorquinistas de complicarse la vida es la mayor fuerza descubierta, casi de categoría sobrenatural. En Madrid fue un penalti ya pasado el 80', en Cataluña fue una confusión entre Yuste y Juan Rodríguez, los dos centrales en este partido, en la que cada uno se pensaba que el otro iría a por el balón, ninguno fue y este continuó rodando hasta que Máyor se hizo con él reaccionando pronto y ganando la carrera a los zagueros para enviar al fondo de las mallas la pelota.

El golpe fue muy duro, otra vez perder dos puntos en la recta final era demasiado duro para ser verdad, demasiado injusto para cien héroes desplazados hasta el Baix Camp y toda la fiel afición mordiéndose las uñas durante más de una hora desde diferentes puntos del mundo. La victoria se convirtió en un sueño inalcanzable, tocaba conformarse con el empate y este se tuvo que acabar luchando y mucho. Cabrero, el mejor del encuentro, evitó que su equipo se fuese de vacío y, al menos, se llevase un punto aunque sea de recuerdo. El primer punto de la segunda vuelta.

Las curvas del calendario se acentúan para el Mallorca: toca recibir al Cádiz y visitar Oviedo, ambos en estado de gracia; luego vendrá una final en Son Moix contra el Rayo Vallecano para siguientemente viajar a la siempre comlicada Girona. Sacar una buena cantidad de puntos parece una quimera visto el panorama, pero la hinchada sabe que puede confiar porque está viendo un equipo diferente: se ha pasado de pedir clemencia y desear que no nos meteiesen más de 3 goles a no perder, necesitar los rivales de robos para evitar nuestras victorias y siempre tener al rival en lucha contrarreloj. La media inglesa le está funcionando a Olaizola quien, además, está dejando muy buen sabor de boca. Los tres puntos en la vuelta de Ortuño y Güiza a Son Moix significarán un gran aliento.

Escucha la rueda de prensa de Javier Olaizola

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.