La temporada que viene, ya sea en Segunda B o en la categoría de plata de nuestro fútbol, se antoja sombría, tensa, batallada y de una austeridad hiriente a todos los niveles de un club como el Real Mallorca.

Los socios del Mallorca escucharemos por la megafonía de Son Moix: “¡Bienvenidos a los sexagésimos Juegos del Hambre…!” Desgranemos la situación y, dibujemos en nuestra imaginación, el posible escenario de una película a caballo entre el drama y la tragicomedia. Donde, venidos de aquí y allá, veamos a los elegidos que nos representarán en una segunda temporada en el infierno. (No he puesto por la TV, porque eso merece otro artículo). Cruzaremos los dedos, con el transistor en la mano cuan rosario; veremos caer uno tras otro a los poderosos, nos aprenderemos nombres de jugadores y campos de fútbol que jamás habíamos oído. Serán años de sequía: sin Gios, sin Eto'os, sin Güizas, … Será el turno de ver crecer a Brandon, Abdon, Cedric, Cristeto, Yeray, Uche, One, Asensio, …

Pero desde RCDM.es siempre queremos invitaros a hacer una lectura positiva (siempre que la haya); y sí, en este caso, no será menos.

El Mallorca está entrando en una durísima, pero sana metamorfosis. Ha entrado en la pubertad de un adolescente; en la eclosión del huevo “d’un rupit”. El mallorquinismo vive una cruda cura de valores y honestidad. El equipo se tiene que volver a cimentar, tiene que hacerse nuevo desde dentro. La desmedida llevó a Vicente Grande, Mingarro y Serra, a exprimir las ubres de una vaca endiosada. Los años dorados no están para olvidarlos. No. No estamos mal acostumbrados: es bueno rememorar lo bueno que vimos y lloramos; lo que sería tóxico es acostumbrarnos a esta mediocridad que atravesamos gracias a un inepto Despropósito de Administración (mal llamado “Consejo de…”)

Pero señores, como diría aquél: “No se puede vivir del recuerdo, ni vivir sin recordar”.

Es el momento de permanecer unidos; como reza la iniciativa #Totsjunts. Es el momento de ser humildes y trabajarnos un nuevo Mallorca. Quizás no tan atractivo como el que destronaba a Florentino en el Bernabeu o al Chelsea en el Sitjar; pero sí volver a ser un club respetado, entrañable, que caía bien fuera de la isla.

Vistámonos de Katniss y Peeta, luchemos sabiéndonos vulnerables de perder el orgullo por el camino y nos alzaremos con un nuevo y rehecho mallorqueta.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. David dice:

    Muy bueno Sergi.

  2. Xisco dice:

    Gran artículo. Buena reflexión.

    Seamos positivos, es lo único que nos queda.

  3. Antoni dice:

    si, buena reflexion y porque no dar oportunidad a los nuevos valores de la cantera…pero ojito….que si el Sr, Serra Ferrer es el propietario del club y se va al Betis, puede que alguno de éstos jugadodres nos desparezcan y aparezcan vestidos de verdiblanco si es que antes de marcharse no procura hacer la máxima caja posible……

  4. Somdelmallorca dice:

    Bona comparativa. Dins la tormenta hem de tenir un puntet de fe. Amunt Mallorca!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.