La auditoría del Mallorca de la temporada 2015/16 ya ha salido a la luz, advirtiendo de todo tipo de luces y sombras que se intentarán aclarar. Para contextualizar, recordemos que Robert Sarver realizó una ampliación de capital de gran calibre aportando 20,62 millones de euros, salvando a la entidad del peligro inminente de liquidación por carecer de capacidad financiera suficiente para hacer frente al convenio de acreedores.

Antes de finalizar el 2016, se llevó a cabo una reducción de capital por valor de 16.706.338€. Algunos medios pusieron el grito al cielo, afirmando que se producía una gran pérdida de valor del Club con ello, pero no es así. Lo explicaremos de la forma más simple posible: sería como si el papel de las acciones pusiera que de estar valoradas en 37,5€ pasan a valer 14€, visto así sí que se pierde valor ¿no? Pero es porque solo tienen en cuenta el capital social, es decir, el dinero que han invertido los socios. ¿Qué ocurre si se hace eso? Se dejan de considerar reservas existentes y subvenciones de años anteriores, como por ejemplo la cesión de Son Moix, valorada aún en 12 millones. El valor teórico y real se mira teniendo en cuenta otros elementos que conforman el patrimonio neto, y con la reducción de capital se ha restado de un apartado de este patrimonio neto (capital social) para sumarle a otro (pérdidas de años anteriores), quedando por tanto a cero el efecto y manteniendo el valor. Ha sido una operación para reestructurar las cuentas y mejorar ratios financieros.

Explicadas las operaciones significativas de los últimos tiempos, viene la parte negativa: el concurso de acreedores apremia, los pagos facilitados terminan y el Mallorca debe hacer frente a dos desembolsos que suman entre ambos ocho millones de euros antes de finalizar 2017. ¿Por qué? El Mallorca debía afrontar los pagos con los acreedores ordinarios en seis plazos, venciendo el último en 2017. Cada año debía pagar un 16% de la deuda (2.380.404€), pero al descender a 2ª este porcentaje se redujo al 5%, sin alargar el periodo de tiempo, por lo que ese 11% que se dejaba sin abonar se acumulaba al último pago, el del 2 de noviembre de 2017. A 30 de junio el Mallorca debía aún a acreedores ordinarios 7.148.290,78€, restando el pago de 743.876,1€ que se realizó el noviembre de 2016, quedan a deber 6.404.414,28€. Esta cantidad se deberá abonar sí o sí el 2 de noviembre de 2017, incurriendo en causa de liquidación de no realizarse. De esta manera, se liquidará por completo la deuda con acreedores ordinarios.

Este no es el único pago relevante a realizar, los mismos plazos benevolentes expiran en el Convenio con la Agencia Tributaria (Hacienda). Hasta ahora el Mallorca depositaba cada 5 de septiembre 500.000€ en las cuentas de la A.E.A.T. gracias a la reducción del 50% por estar en la categoría de plata, pero en 2017 la situación cambia, aumentando drásticamente la cifra. ¿Cuál es la cantidad a pagar a partir de ahora? De 2017 a 2021 se debe abonar toda la deuda pendiente, cifrada a 30 de junio en 16.962.315,64€ (incluyendo la deuda en sí y los intereses devengados por el retraso), restándole los 500.000 abonados en setiembre de 2016, el dato final son 16.462.315,64€. Esta cantidad se debe repartir en cinco partes iguales a pagar anualmente hasta 2021, es decir 3.292.463€ a desembolsar por primera vez en septiembre de 2017. Cabe decir que del Convenio parece deducirse que la reducción a la mitad estando en Segunda es de aplicación también al periodo de la nueva cantidad a pagar, reduciéndose la cifra a 1.646.231. Sin embargo el límite de esta deducción son 5 años, por lo que 2017 será el último pago reducido, pasando de 2018 a 2021 a un pago anual a la A.E.A.T. de 3.704.021,16€.

En resumen, el septiembre de 2017 el Mallorca deberá pagar 1.646.231€ y en noviembre de 2017 la cifra de 6.404.414€, resultando en un total de 8.050.645€ a desembolsar antes de finalizar el presente año. A partir de 2018 – inclusive – el conjunto bermellón deberá desembolsar anualmente hasta 2021 la cantidad de 3.797.636€ (la suma de la parte de Hacienda y la cuota de deuda subordinada que se empieza a pagar en 2018). Para un conjunto de Segunda División son cantidades astronómicas.

¿Se puede hacer frente a estos pagos? El Mallorca tenía a 30 de junio un fondo de maniobra de 10.939.652€, que se habrá reducido a aproximadamente 10 millones, esto es la cantidad disponible para pagos a corto plazo. Es decir, a priori se deberían poder pagar los 8 millones a desembolsar antes de 2017, no obstante el Mallorca presupuestó unas pérdidas de 4 millones para esta temporada 2016/17 lo que dejaría un vacío de 2 millones que imposibilitarían afrontar unos pagos obligatorios. No es algo que sorprenda, el Plan de Viabilidad del Convenio recomienda generar cada año 5,3 millones de beneficio para afrontar con seguridad los pagos a los acreedores, si no es así se presentarán problemas como es el caso. ¿Soluciones? Reestructurar el Club, que tiene un déficit estructural (se explicará en el próximo artículo) o volver a ampliar capital. La solvencia de la propiedad y el desembolso ya realizado no deberían generar indicios de incertidumbre sobre el futuro, tienen capacidad para llevar a cabo esa operación y, como hombres de negocios, deberían tener voluntad para ello porque de no ampliar capital estarían desperdiciando más de 20 millones de euros ya invertidos, el Mallorca pasaría a valer cero.

El Mallorca tiene años duros por delante, donde para quedar limpios de la deuda acumulada se deberán hacer grandes desembolsos para ello, ampliando capital o incurriendo en una economía de guerra. De momento, paciencia, si Sarver invirtió 20 millones, ¿por qué no iba a volverlo hacer para mantener viva la actividad?

*Las exactitud de las cifras no es al 100%, pueden oscilar en 100-200.000€

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco dice:

    Gran artículo para los que no entendemos de economía. Me ha quedado todo clarísimo.

  2. Análisis Económico (II): Vivir por encima de la realidad | RCDM.es dice:

    […] primer capítulo del análisis económico del Mallorca se centró en los elementos que definen la viabilidad del Club, como las cantidades a pagar durante […]

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.