Ciertamente, y tras lo visto en la noche de hoy no hay otra forma de describirlo, el Mallorca de esta temporada, la 2008/2009, es la encarnación hecha conjunto del doctor Jekyll y su lado oscuro, Mr. Hyde. En la inmortal obra de Robert Louis Stevenson, “el extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde”, el autor representa la dualidad que sufre el ser humano aglutinando en un mismo ser el bien y el mal y la lucha que se desata entre las diversas tendencias de la conciencia de un sujeto. El libro refleja la historia del doctor Henry Jekyll, inventor de un brebaje que permite sacar a relucir el lado más perverso de su personalidad, Edward Hyde, y comportarse como nunca podría hacerlo el propio doctor.

El mismo Mallorca, en la dualidad que le permite vivir la alternancia entre la competición copera y la liga, nos está mostrando semana tras semana su cara más amable en el torneo del KO, en el que aún no ha perdido ningún partido logrando pasar dos eliminatorias que se presentaban complicadas, en cambio, en la liga el equipo nos muestra su lado más grotesco y decadente, contando sus partidos por derrotas y apuntando irremediablemente hacia el descenso. El ying y el yang, la cara y la cruz, un conjunto con dos facetas opuestas y enfrentadas que salen a la luz según sea la competición, si en la liga el equipo no es capaz de jugar el balón, en copa el centro del campo toca con una gran fluidez, si en liga la pelota no entra, el copa está disfrutando de una gran efectividad, si en liga sufre defensivamente, en copa la zaga muestra una gran seguridad. Como bien decimos, dos identidades contrapuestas que hacen del Mallorca una contradicción continua, una alternancia de luces y sombras que mantienen a la afición en una confusión, la que produce ver como un día el equipo parece claro candidato al descenso, y apenas dos días después observar un equipo que genera la esperanza de la salvación. Esperemos por el bien de toda la institución y la gente que nos vemos representados por ella, que Manzano consiga que ambas dinámicas se permuten y acabar jugando en liga con la misma seguridad que lo hacemos en copa.
Por cierto, esperemos también que el caso del doctor Jekyll no sea un presagio, puesto que en ese caso, es Mr. Hyde el que acaba por imponerse.

[adsense]

La clave del partido: del 4-4-2 al 4-5-1.

Los primeros 20 minutos del partido han sido un sufrimiento para todos, Piatti marcaba en apenas 3 minutos de partido, el Almería avasallaba, y sus delanteros marraban ocasiones clarísimas. El Mallorca por su parte no disfrutaba de fluidez, le era muy difícil mover el balón, habían salido de inicio con un 4-4-2, con Arango y Keita como dupla atacante y con Jurado escorado a la banda izquierda. En ese momento, el único recurso que encontraba el equipo eran los balones largos a la cabeza de Arango, el cual no conseguía entrar en juego y se veía continuamente rodeado por los cuatro hombres defensivos del Almería, dos centrales y los dos medios centros, Jurado, por su parte, ha demostrado una vez más que cuando juega escorando en banda parece que se encuentra acorralado y pierde mucho protagonismo, además, por banda izquierda sufríamos mucho por el desborde de Ortiz y las caídas a banda de Uche, ya que Jurado no ayudaba demasiado defensivamente a Ayoze. Alrededor de los 20 minutos de juego y con 1-0 en el marcador, Manzano decide introducir una variante en el esquema, ordena a Arango a situarse en banda izquierda y Jurado en la media punta. Gran acierto del mister, el equipo ganó en fluidez, ya que Jurado estaba más cerca del mediocampo para hacer de enlace y conducir el equipo, y Arango ya no se encontraba rodeado de jugadores y también estaba más cerca de la línea medular para recibir y ayudar en la presión, además, el equipo ya no sufría tanto en banda zurda, ya que Arango es más sacrificado en las ayudas defensivas que Jurado. Otro jugador que ha ganado con el cambio ha sido Keita, un jugador de una gran movilidad que a partir de ese momento ha disfrutado de dos jugadores por detrás de él con mucha visión para lanzarle balones en profundidad.

Con más delanteros no se ataca mejor.

Hugo Sanchez, mítico delantero de los ’80 y los ’90 ha recibido una buena lección por parte del profesor Manzano: no por tener más delanteros el equipo ataca mejor. El entrenador mexicano, quizás por deformación profesional, ha acabado manteniendo en el campo una alineación con nada menos que cuatro delanteros: Negredo, Piatti, Solari y Uche, mientras que Manzano, a excepción de los 20 minutos iniciales ha jugado todo el tiempo con un solo delantero, primero Keita y posteriormente Adúriz, consiguiendo que su equipo crease mejores ocasiones durante el tiempo que han coincidido ambas alineaciones contrastadas. Mientras que en los locales se apelotonaban los hombres de vanguardia, el Mallorca creaba superioridad en mediocampo (5 contra 2), lo cual le permitía dominar el rechace, tanto ofensivo como defensivo, recuperar fácil para salir a la contra y utilizar el recurso de la falta táctica con efectividad (sin duda, una consigna que habrá dado Manzano a sus hombres tras el partido contra el Madrid).

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Paco_Bahía dice:

    “Paco_Bahia dice:

    13 Enero 2009 a las 23:38
    Entiendo lo que dices, jose miguel, pero te lo digo ya: el mallorca pasa la eliminatoria.

    Saludos!”

    Jaja, si ya lo dije yo, pasamos seguroo. Ahora, a por la ‘triada’ andaluza!

    Saludos!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.