Foto: LaLiga

Ficha técnica

A.D. Alcorcón: Dani Jiménez; Laure, Esteban Burgos, David Fernández, Aly Abeld (Alfonso, 77'); Dorca, Toribio, Sangalli, Álvaro Peña (Héctor Rodas, 73'), Nono; Jonathan Pereira (Víctor Casadesús, 78').

R.C.D. Mallorca: Reina; Fran Gámez, Xisco Campos, Valjent, Salva Ruiz; Pablo Valcarce (Aridai, 53'), Pedraza (Dani Rodríguez, 57'), Salva Sevilla, Lago Junior; Carlos Castro (Àlex López, 69'), Abdon Prats.

Árbitro: Víctor Areces Franco (Comité asturiano) amonestó a los locales Esteban Burgos, Víctor Casadesús, Sangalli y a los visitantes Salva Sevilla y Pablo Valcarce.

Goles: (1-0): Jonathan Pereira, 14'.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, disputado en el Municipal de Santo Domingo ante 2.428 aficionados, aproximadamente tres decenas de ellos mallorquinistas.

 

Resumen

El Mallorca ha caído derrotado por primera vez esta temporada tras claudicar por la mínima en Santo Domingo frente a un Alcorcón que se mereció llevarse los tres puntos aunque tan solo fuera por demérito de los bermellones, quienes salieron al partido encarándolo con el pie izquierdo y aún así se encontró con varias ocasiones imperdonables que iban uno detrás de otro evitando lamer la red, a pesar de que era el único remedio para suplir una falta de capacidad creativa evidente que provocó que los de Vicente Moreno jugaran a remolque de los alfareros hasta para disparar a puerta, un medio más que deficiente para conseguir la victoria dentro del fútbol profesional.

El encuentro arrancaba dejando pistas sobre cómo iba a ser su naturaleza durante los noventa minutos de rigor debido a que el Alcorcón era el primero de los conjuntos que se aventuraba a buscar el arco contrario, sobre todo desde fuera del área, pero lo suficiente como para ir tanteando a Manolo Reina mientras el cuero se mantenía alejado del extremo opuesto del verde, incluso manteniéndose de esa manera una vez superado el cuarto de hora de partido, el momento en el que los madrileños tomarían la delantera en el marcador gracias a un tanto de Jonathan Pereira en una jugada en la que la zaga isleña cometió un grave seguido de errores, desde el momento en el que el marcaje al hombre es prácticamente inexistente hasta que el balón que entraba por el lado izquierdo, y raso, no puede ser despejado y el gallego es el único que consigue contactar y para fusilar al fondo de las mallas.

La reacción al primer gol encajado por el equipo rojinegro en esta temporada fue estéril y no hubo ningún momento en el que diese la sensación de que estaba más cerca el empate que no el segundo gol de los del sur de Madrid, que no se acomodaban a pesar de que al Mallorca le costara Dios y ayuda hasta salir de su propio campo, jugando al balón largo con mucha imprecisión, con más potencia y dureza que criterio, y después dejando mucha inseguridad a la contra dejando mucho espacios en las bandas y siendo poco contundentes en el marcaje, algo imperdonable jugando contra los alfareros, que habían venido avisando y dejando muestras de sus intenciones tanto contra el Sporting como contra el Málaga, pero que aún así tenían un gran campo de movimiento.

Los insulares solo llegarían de manera puntual a la meta de Dani Jiménez, llegando a tener a la media hora una de las mejores ocasiones del partido mediante un chut de Fran Gámez delante del arquero local que tuvo que ser desviado, en una acción desarrollada justo antes del "casi" segundo gol del Alcorcón, al disparo de Álvaro Peña que tuvo que despejar el debutante Martin Valjent cuando el cuero ya estaba sobrepasando la línea de cal, lo que fue la última jugada de una primera parte de no muy grato recuerdo para la parroquia mallorquinista, que debía aferrarse a los últimos cuarenta y cinco minutos para, como mínimo, no acabar con una derrota que por el momento se estaba ganando a pulso.

Pero la salida del vestuario no cambió para nada un guion estancado y poco atractivo y los hombres de Vicente Moreno continuaban limitándose a rezar a acciones puntuales, aunque esta vez llegaron pronto y a los cinco minutos de la reanudación, un derechazo de Abdon se perdería por muy poco, rozando el poste a la siniestra de Jiménez, una jugada que no fue más que un espejismo y que forzó a los visitantes a llegar al diez de la segunda parte con dos cambios ya hechos, dando entrada a Dani Rodríguez y un sorprendentemente suplente Aridai por Pedraza y Valcarce, desgraciadamente a la altura del equipo esta vez. Aún con la savia nueva los de Parralo continuaron monopolizando arriba y sin pasar pena atrás, encontrando los espacios con una facilidad pasmosa, en línea con las lagunas en la zaga que ya se mostraron en el Metropolitano y que entonces de milagro no costaron algún punto.

Los minutos siguieron avanzando y traspasar la línea divisoria parecía cada vez más un esfuerzo titánico para los visitantes, a los que poca frescura se les podía pedir habiendo tenido únicamente la vergüenza de tres días entre encuentro y encuentro y teniendo vuelo en dos de ellos mientras que los locales venían de jugar el viernes, casi media semana antes, unos calendarios totalmente ridículos pero a los que nadie del club quiso agarrarse como excusa. Por ello tocaba ganar y se quemó la última nave aún en el ecuador de la segunda parte, cuando entraba Àlex López por Castro, en una sustitución que en nada mejoró pero por la simple cuestión de que el problema nacía más atrás, desde el mismo punto en el que se regalaban balones de gol al Alcorcón: un medio del campo que debe brillar en Segunda pero se dejó llevar por el anochecer de la Meseta.

Este marcador ajustado se mantenía con la entrada en la recta final del partido, a la que se sumaría por parte de las filas alcorconesas un viejo conocido como Víctor Casadesús, que dejaría marca en Xisco Campos con una fea entrada, pero ayudando a anestesiar un encuentro ya en vía muerta y que no pudo reanimar un Mallorca muy poco acertado y constructivo y con grandes carencias para aprovecharse de los errores clamorosos ajenos. Ahora el próximo asalto será contra el Cádiz en la vuelta a Son Moix tras dos semanas en el exilio madrileño, también en viernes y con el deber de volver a la senda de la victoria o de , como mínimo, reconducirse a las buenas sensaciones. Porque esto es muy largo y cualquier conclusión sacada aún en mes de agosto no es más que una simple especulación fácil. Quedan meses y lloverá, mucho.

Calificaciones

Manolo Reina: 8; Demasiado trabajo.

Fran Gámez: 6; Discreto.

Xisco Campos: 5; Otra vez débil.

Martin Valjent: 7; En mejores plazas se habrá estrenado.

Salva Ruiz: 6; Poco efectivo.

Pablo Valcarce: 4; Como si no estuviera.

Marc Pedraza: 5; Perdió la batalla zonal.

Salva Sevilla: 6;Poca salida.

Lago Junior: 6; Sin chispa.

Carlos Castro: 5; Falló el empate.

Abdon Prats: 5; Nublado.

SUSTITUCIONES:

Aridai Cabrera 5; Lo dejó todo como se lo encontró.

Dani Rodríguez: 6: Dio un toque de frescura.

Àlex López: 4: Intrascendente.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies