UE Olot 0-0 RCD Mallorca: Congelados


Foto: UE Olot

Ficha técnica

U.E. Olot: Xavi Ginard; Jose, Micaló (Kike Sánchez, 75'), Bigas Carles Mas; Barnils, Aspar (Yeray, 70'), Masó, Héctor, Nacho (Uri, 70'); Marc Mas.

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Xisco Campos, José Ángel, Bonilla; Pedraza, Salva Sevilla, Pol Roigé (Giner, 59'(Cano, 63')), Àlex López, Lago; Abdon (Cedric, 86').

Árbitro: Julio Mena Gimeno (Comité valenciano) amonestó a los locales Yeray, Ginard y Marc Mas y a los visitantes Pol Roigé y Àlex López

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada del grupo 3 de la Segunda División B disputado en el Municipal d'Olot ante 1.434 espectadores, un centenar de ellos mallorquinistas,desplazados en su mayoría con la Penya Mallorquinista Universitària desde la ciudad condal, que antes del encuentro mantuvieron un gran almuerzo de hermandad con parte de la afición local. A falta de poco para el pitido final, un pequeño sector de estos desplazados se encaró con la seguridad del campo.

Resumen

El Mallorca ha levantado el pie del acelerador en su visita a Olot, de la que solo ha podido arrancar un punto que sabe a muy poco después de haber desaprovechado bastantes ocasiones ante un rival sumido en las plazas de descenso a la Tercera División que han sabido jugar su partido y arrancar un punto contra todo un transatlántico a base de una formación defensiva espartana y un Xavi Ginard excelso bajo el arco, contra los que nada pudieron hacer unos isleños demasiado agobiados por la obligación moral de la victoria y que sufrieron las lamentables condiciones del campo, que ayudó a más de una lesión.

Los de Vicente Moreno empezaron el partido directos y claros a la búsqueda de un gol que se resistió a pesar de empezar a hacer relucir buenas ocasiones como la de Àlex López nada más empezar el partido en un centro impecable de Bonilla que ya se encargó de rechazar Xavi Ginard en lo que fue una verdadera declaración de intenciones sobre lo que iba a suceder durante todo el partido: sube el lateral, la pelota se mueve indecisa en campo rival, se va a la altura del portero y algún jugador mallorquinista remata para que el meta artanenc despeje a córner. De hecho, los bermellones llegaron a disfrutar de hasta quince saques de esquina a lo largo del partido, dato que contrasta con el único solo de los gerundenses, aunque fueron de muy poco grato recuerdo.

Durante todo el primer tiempo se convirtió en una verdadera quimera conseguir llegar a un área rival defendida de manera brillante por los garrochinos, a los que solo se les atragantaba la salida del cuero a pesar de ser su única vía para marcar tal y como habían planteado el encuentro de defensivo. Esto supuso una bocanada de aire para un Mallorca que una vez que había superado el mal trago de las transiciones, podía disponer de tiempo para reorganizar la jugada y encarar bien el tramo final del ataque o entrar en un bucle eterno de córners; aunque no llegó a saber aprovecharlo bien en ningún momento de todo el partido.

Tanto error seguido fue minando poco a poco la moral de los bermellones, que se fueron apagando con el paso de los minutos y pasaron a ir de menos a más y a medida que se acercaba el descanso, parecía que costaba mucho más atravesar la trinchera enemiga, un gran beneficio para el Olot, que empezó a encontrar los espacios que se dejaban en la zaga bermellona para meterse en el área por ahí, todo con una capacidad de movimiento increíble por parte de todos los jugadores, pero a la hora de la verdad siempre se aparecía la incapacidad para el gol que llevan demostrando durante todo el año y que les ha llevado al sexto partido sin marcar del curso.

El camino al descanso fue el más difícil de pasar para el Mallorca, que además de verse cada vez más superado se llevó un susto en el último lance antes del ecuador, en el que Àlex López sufrió un fuerte golpe contra una valla del que le costó recuperarse aunque finalmente pudo marchar hacia los vestuarios sin mayores problemas que el propio del declive en el partido que dejaron los primeros cuarenta y cinco minutos de fútbol en el Municipal d'Olot y que debían mejorarse bastante para poder atar tres puntos más.

En la segunda parte los isleños se dieron un lavado de cara de justicia y arrancaron otra vez con una potencia desmedida que dejó noqueado a un Olot que se ciñió a quedarse atrás aguantando las embestidas bermellonas. Al segundo minuto llegó una de las más claras del partido cuando, tras mucho tiempo tocando en el límite del área, le cae el balón a Bonilla en la frontal para que dispare pero el cuero se va desviado otra vez a córner gracias a la intervención milagrosa de Ginard para evitar que se abriese la lata, acción que tuvo que repetir muchas más veces ante el chaparrón barralet que intentaba hacerse fuerte a partir de los tiros de lejos, forzados a eso con el cónclave al que tenían sometida a su área los locales.

El partido cumplía la hora y ya volvía a dar tumbos después de un arranque fuerte del Mallorca, así que Moreno decidió imprimir velocidad y frescura metiendo a Ferran Giner por Pol Roigé, quien hoy le había quitado el puesto y demsotró muchas ganas e implicación pese a que estos le comiesen. Pero la aventura del alborayés duró muy poco sobre el terreno de juego, porque a los noventa segundos ya estaba forzado a tener que retirarse debido a una mala pisada que le provocaron dolores demasiado fuertes en la rodilla izquierda pese a los que pudo entrar por su pie en el túnel de vestuarios y teniendo que ser sustituido por Fernando Cano. Dos cambios que parecieron uno en dos minutos para poner la guinda al mal día.

Al menos esto sirvió para poner el freno a una dinámica que parecía que volvía a tender a la baja y estabilizar el partido en el campo adversario y bloquear todas las llegadas de los oponentes. Lago tuvo la primera gran oportunidad al pase de Salva Sevilla, pero pegó en Ginard; igual que un cabezazo a bocajarro de Adon dentro del área pequeña a quince para el final que lo tenía todo para ir adentro. Aún había tiempo para marcar y parecía que todo empezaba a mejorar cuando a falta de diez minutos llegó la más clara de todo el partido: la pelota pasa por delante de Álex López, quien remata de chilena pero el disparo se encuentra otra vez, ya de manera incomprensible, con el muro de Ginard, aunque esta vez se le escapó un cuero que chutó Abdon pero que, pese a pegar otra vez en Ginard, se paseó por la línea de gol para que después Lago fuese incapaz de rematar una jugada que definió a la perfección al Mallorca de hoy: competente pero incapaz; valiente pero con Ginard en frente.

Esta acción dolió demasiado en un equipo que acabó moralmente destruido después de intentarlo durante ochenta minutos y que no se le metiesen ni ocasiones tan claras como esa y que pasó a intentarlo cada vez con menos orden y criterio a pesar de añadir al esquema a Cedric para los últimos minutos en sustitución de un Abdon que volvió a ser bastante gris, pero el nigeriano aún empeoró la situación siendo incapaz de aportar nada positivo al equipo en los más de diez minutos que estuvo sobre el campo (el árbitro añadió siete) y ayudando a que este tiempo fuese un completo desperdicio casi sin ofrecer peligro y dejando atado un empate contra el antepenúltimo que sabe a poco, y más en camino de romper records.

Ahora tocará afrontar un partido peligroso en Son Moix ante un equipo muy imprevisible como el Sabadell de Toni Seligrat, un conjunto abonado a la irregularidad y al empate que no está cumpliendo con las expectativas que se autogeneró y que puede coger en Son Moix un tren que le lleve cerca del play-off después de sacar solo tres puntos de doce después de un mal fin de semana para sus rivales directos. El Mallorca, por su parte, tiene que abalanzarse sobre el récord de puntuación en una primera vuelta de Segunda B, que son los cuarenta y seis puntos de la Cultural Leonesa del año pasado, obligado a como mínimo puntuar antes de la complicadísima salida a Badalona que afrontará dentro de dos semanas.

 

El 1x1

Reina: s.c.; sería injusto puntuarle.

Sastre: 7; Generoso en ataque.

Xisco Campos: 8; No pasó nadie.

José Ángel: 8; Más que competente.

Bonilla: 7; Intentó todo lo que pudo.

Salva Sevilla: 7; Correcto.

Pedraza: 6; Desapercibido.

Pol Roigé: 6; Le pudieron las ganas.

Àlex López: 6; No tuvo el día.

Lago: 5; Se espera más.

Abdon: 4; Crisis de ansiedad.

Sustituciones:

Ferran Giner: s.c.

Fernando Cano: 7; Puso de su parte.

Cedric: s.c.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Rafel dice:

    Quizás le daría algo más a Álex López, lo intentó y para mi fue el mejor en ataque, le faltó suerte.

    En cambio con Abdón y Lago coincido, llevan 2-3 partidos flojitos.

  2. Xisco Ramis dice:

    A mí Lago me sigue pareciendo un jugador muy irregular. Da una de cal por una de arena.

    Abdón siempre muerde, pero últimamente parece que le han dicho algo para que no le saquen tantas tarjetas, y supongo que se nota.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies